Hero Image

La experiencia en incidencia política de los observatorios de Nicaragua

Publicado el

Autora: Karime Ulloa (*)

La creación de observatorios sobre Derechos Humanos y prevención de la violencia es una iniciativa que nació hace una década en Nicaragua, la mayoría por organizaciones de la sociedad civil. Hoy día, estos observatorios siguen activos. Sin embargo, durante su trayectoria no se habían reunido para compartir la experiencia acumulada a través de los años así como las limitantes y retos que enfrentan.

A inicios del 2014, el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) y la Bluefields Indian and Caribbean University (BICU) se unieron para crear un proceso sistemático orientado a la generación de sinergia entre los diversos observatorios con el fin de fortalecer las capacidades ya existentes en ellos.

Es así que 11 observatorios de diferentes zonas de Nicaragua compartieron, en diciembre del 2014 y abril del 2015, su perfil y forma de funcionamiento, sus aprendizajes, las limitaciones y retos que han identificado en el contexto actual, además de las oportunidades y acciones que pueden desarrollar en común.

Estos observatorios son: Observatorio sobre los Derechos Humanos de la Niñez y Adolescencia (CODENI), Observatorio de Autonomía (URACCAN), Observatorio de Derechos Humanos (CENIDH), Observatorio de Derechos Humanos y Autonómicos (BICU), Observatorio de las Violencias (IEEPP), Observatorio de la Alianza del Centro, Observatorio Nacional Red de Mujeres contra la Violencia, Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir y Observatorio de Violencia del Grupo Venancia de Matagalpa, los cuales se reunieron en diciembre del 2014.

A éstos se sumaron, en abril del 2015, el Observatorio de Participación Ciudadana (Red de Desarrollo Local) y el Observatorio Nuestro presupuesto (IEEPP), los cuales representan una oportunidad para fiscalizar el estado de la administración pública en torno a la prevención de las violencias en la sociedad nicaragüense.

La incidencia política como propósito

Un observatorio es una instancia generadora de información y gestión de conocimiento, con el fin de facilitar argumentos para la incidencia y la toma de decisiones.

La incidencia política es uno de los grandes propósitos de los observatorios, lo cual pasa por un proceso de búsqueda y monitoreo de datos, el análisis de la información, capacitación y formación a diferentes actores sociales, para que puedan realizar demandas relacionadas a la defensa de sus derechos. De tal forma que, por mencionar algunos casos, el Observatorio de CODENI tiene como fin contribuir a la construcción de ciudadanía, además de incidir en la definición, aplicación y evaluación de las políticas pública concernientes a la niñez y adolescencia. El observatorio de la BICU es uno de los partícipes del proceso de implementación de la Autonomía de la Costa Caribe; y recientemente promovió la consolidación de la mesa de concertación en juventud en el Caribe Sur.

Otros observatorios incluyen en sus temas la defensa de los Derechos Humanos en general (CENIDH); los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres (Alianza de Centros, Red de Mujeres contra la Violencia, Católicas por el derecho a decidir y Grupo Venancia); el monitoreo de distintas formas de violencia y de la transparencia de la gestión pública (Observatorio de Violencia y el Observatorio Nuestro Presupuesto, de IEEPP respectivamente), así como la participación ciudadana (Red de Desarrollo Local).

Un primer paso para tener la capacidad de incidir es realizar una constante recolección y análisis de la información. Representantes de los distintos Observatorios coinciden en el uso de las estadísticas y estudios de instituciones del Estado (Policía Nacional principalmente, Medicina Legal, Ministerio de Hacienda y Crédito Público, MINED, MINSA), de organismos multinacionales (CEPAL, UNESCO, UNICEF, OPS, BM, BID) y los propios (recogidos en sus centros de atención y por colaboradores de campo), además de la información publicada en los principales medios de comunicación escrita (El Nuevo Diario, La Prensa, periódico Hoy) y radios nacionales.

En lo concerniente al análisis de la información recolectada, un resultado muy importante es la construcción de indicadores. Éste es el caso del Observatorio de Participación Ciudadana, el cual ha creado indicadores orientados a establecer “índices de ciudadanía”, y del Observatorio de Autonomía (URACCAN), el cual construyó un sistema de indicadores sobre Derechos Humanos y autonómicos.

Dada la heterogeneidad del público meta, estos observatorios difunden la información ya sistematizada y/o analizada mediante diversos formatos: notas de prensa, “alarmas”, boletines informativos, informes (trimestrales, semestrales, anuales), además de los formatos propios de campañas de sensibilización trifoliares, viñetas radiales, pintas, vallas y mantas en las calles). Para ello utilizan diversos medios: documentos impresos, correo electrónico, página web y redes sociales. Sin embargo, hay que destacar que el Observatorio Nuestro Presupuesto divulga la información mediante el formato “datos abiertos” (open data), utilizando la plataforma de la fundación Open Knowledge Foundation (OFK), lo cual permite que los datos sean utilizados y difundidos por cualquier persona u organización.

Estos observatorios también realizan procesos de reflexión, capacitación y formación de los actores sociales para mejorar su desempeño en la defensa de los derechos. Por ejemplo, el Observatorio de Violencia hacia las mujeres (Grupo Venancia) acostumbra reunirse con periodistas para reflexionar sobre el abordaje mediático de la violencia hacia las mujeres; mientras que el Observatorio Nuestro Presupuesto ha realizado presentaciones a organizaciones y universidades de diferentes departamentos de Nicaragua.

Los desafíos y las acciones posibles

Con la mirada hacia el futuro, se presentaron los desafíos pero también acciones orientadas a su superación, principalmente en los siguientes ámbitos:

  • Económico: sostenibilidad.
  • Comunicacional orientada a los usuarios: como facilitar el uso de los sitios web y la presentación más amigable y comprensible de la información generada. Algunas acciones propuestas son: crear una red de voluntarios en las comunidades para difundir la información, aprovechar nuevas tecnologías y formatos digitales, implementar nuevos mecanismos de difusión como los mensajes masivos a celulares y blogs, etc.
  • Ampliación de usuarios: por ejemplo, estudiantes universitarios, mediante presentaciones en las universidades; y otras organizaciones de la sociedad civil, a través de foros.
  • Actualización de la información: sobre todo por la ausencia de información pública en materia de Derechos Humanos, violencia y criminalidad por parte de instituciones del Estado. Una acción particular que se propuso es la creación de alianzas con las radios y redes de voluntarios en el Caribe como fuentes de información, así como la definición de líneas de investigación para la realización de monografías desde las diferentes disciplinas en ambas universidades (BICU y URACCAN).
  • Incrementar la visibilidad e incidencia: si bien varios de estos observatorios se han convertido en centro de referencia sobre el problema social que abordan, tal como el Observatorio de Derechos Humanos del CENIDH y el Observatorio Nacional Red de Mujeres contra la Violencia; se propone la creación de estrategias de comunicación (conferencias y encuentros con periodistas, un boletín de análisis trimestral con información de los observatorios, conversatorios y/o campañas de prevención a nivel territorial).

Otro desafío es la articulación misma de los observatorios. Para ello es necesario elaborar un directorio de los observatorios que contenga una ficha de caracterización (sitios del país donde tienen presencia, temas que abordan, tipo de información que manejan y sus fuentes, datos de contacto, entre otros).

Otras acciones orientadas a este mismo fin son: el intercambio de información (investigaciones y actividades, informes trimestrales del trabajo realizado), la creación de una plataforma que incorpore los enlaces de todos los observatorios (reactivación del sitio web “Observatorio de la sociedad civil” creado por IEEPP hace dos años), la incorporación de información de los otros observatorios en la página web de cada uno, la articulación de ejes temáticos (mujeres, seguridad, Derechos Humanos), el consenso de los marcos conceptuales y la homogenización de las líneas de investigación.

Para poder llevar a cabo estas acciones, entre otras, los observatorios identificaron como oportunidades la existencia de organizaciones extranjeras que apoyan a las ONGs para mejorar el diseño de sus plataformas virtuales: (datos abiertos) que pongan al alcance de los ciudadanos y ciudadanas información cualitativa y cuantitativa, que puedan transformar y reutilizar; la posibilidad de reflexionar, a lo interno de cada observatorio, sobre la forma de trabajo con el fin de medir el valor agregado de cada uno y determinar cómo retroalimentarse para posicionar temas de interés colectivo; así como la creación de una mesa técnica para compartir metodologías propias y aprender otras.

Si bien ya es un reto colectivo considerable el mantenimiento de este proceso de intercambio mutuo y de articulación de acciones, la mirada está dirigida más allá: a un encuentro regional de observatorios de Derechos Humanos y prevención de la violencia; en esa búsqueda de sinergia de trabajo en uno de los temas de vital importancia para los ciudadanos y ciudadanas centroamericanas, tal como es VIVIR SIN VIOLENCIA.

(*) Licenciada en Antropología social, magister en Ciencias Sociales y estudiante del doctorado en Ciencias Sociales, Niñez y Juventud del CINDE.