IEEPP documenta conflictividad social en Nicaragua

Publicado el

El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) presentó los resultados del trabajo de cuatro años de registro de la conflictividad social en Nicaragua, entre estos se destaca que a partir del 18 de abril del 2018 se han registrado 138 eventos en diferentes territorios del país.

Augusto Will, investigador de IEEPP, expreso sobre los eventos iniciados en abril que “hemos registrado 138 eventos desde el 18 de abril al 15 de mayo 2018, de estos el 41% terminó en niveles altos de violencia, lo que significa que hubo agresiones físicas, uso de armas blancas o de fuego, privación de la vida, destrucciones de propiedad privada y pública”.

El investigador agregó que desde 2014 las expresiones de descontento de la población han iniciados con manifestaciones pacíficas y cívicas, sin embargo la respuesta del Estado ha sido el detonante para que se generen niveles altos de violencia.

“Por ejemplo entre 2014 y 2015 en Rivas, Nueva Guinea, Rio San Juan, Isla de Ometepe, El Tule, San Miguelito, San Carlos, Matiguás, Punta Gorda el gobierno respondió con amenazas y vigilancia de parte de policías, antimotines y militares, durante y después de las protestas”.

Will destacó que la negativa de no atender a los heridos en los hospitales no es un hecho aislado, “existe un antecedente presentado en las protestas ocurridas en el Tule y San Miguelito por el tema canalero; en este caso delegados de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, comprobaron que personas heridas de balas de goma no fueron atendidos por los centros de salud, por temor a represalias de la Policía y el Ejército”.

Recordó que en 2016, en los llamados “Miércoles de protestas” los participantes fueron reprimidos por antimotines y por grupos afines al gobierno.

De acuerdo a los registros de IEEPP la respuesta del Estado no ha sido el diálogo, ni la negociación, que son mecanismos de un sistema democrático, “es más hay una baja o nula tolerancia del gobierno a las expresiones civiles de descontento”.

En total registramos 157 eventos relevantes, de estos el 87% (138) se han generado en el período del 18 de abril al 15 de mayo; el 72% (114) han tenido niveles altos y medios de violencia; es decir, “que han implicado privación de la vida, destrucción de la propiedad privada y uso excesivo de la fuerza”, explicó Will.

“El registro de estos hechos hacen pensar que el aparato gubernamental maneja las protestas como si se tratasen de acciones delictivas, con lo cual criminaliza la libertad de expresión. Esta actuación es grave para la existencia de un Estado de Derecho”, consideró.

“Ante la persistencia del gobierno de cerrar los espacios de participación y de omitir las demandas sociales, la protesta social representa el medio para exigir el ejercicio de los Derechos Humanos. Es necesario reconocer que la protesta social en sus diferentes manifestaciones no solamente constituye el ejercicio de derechos y una forma de luchar por los mismos, sino también son un aporte a la construcción democrática del país”.

En sociedades democráticas, “la resolución de los conflictos privilegia los mecanismos institucionales y democráticos, es una práctica constante que se refuerza con la participación, el diálogo y la inclusión de las demandas ciudadanas en las políticas públicas”, concluyó.

El mapa de calor de los conflictos sociales en Nicaragua, es una herramienta de geo-localización que nos permite ubicar, identificar y caracterizar el comportamiento de los principales conflictos sociales ocurridos en diversas zonas del país. Por lo cual el IEEPP lo pone a disposición de los diferentes actores sociales con el objetivo de proporcionar elementos de análisis para el estudio de los conflictos.

La dirección de la herramienta es: http://observatoriodeviolencias.net/social-conflicts/