Pronunciamiento de Sociedad Civil sobre diálogo nacional

Publicado el

Las más de 100 organizaciones de sociedad civil pertenecientes a la Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabaja con la Niñez y la Adolescencia (Codeni), Federación de Organismos No Gubernamentales (FONG), Grupo Cocibolca, Movimiento de Mujeres Segovianas, Red de Mujeres contra la Violencia y Red Local, ante la instalación del Diálogo Nacional a iniciarse mañana, miércoles, 16 de mayo a las 10:00 A.M., expresamos:

Las redes y movimientos sociales asumimos como nuestras las demandas del pueblo nicaragüense y respaldamos el Diálogo Nacional como una vía cívica para encontrar la paz y la estabilidad del país; sin embargo dada la brutal represión ejercida por el Gobierno Ortega-Murillo, que ha acrecentado en estos momentos en diferentes municipios del país, y de manera más alarmante en Matagalpa, Juigalpa y Masaya, así como la continua crimininalización de la juventud y población en general; consideramos que está en riesgo la instalación del Diálogo Nacional.

Por lo antes expuesto, demandamos al Gobierno que exprese su voluntad de diálogo suspendiendo inmediatamente todas las formas de violencia institucional y represión hacia el pueblo que protesta cívicamente.

Una vez garantizada la suspensión de la violencia institucional y represión proponemos:

  • Crear las condiciones para facilitar el trabajo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que realice una investigación exhaustiva e imparcial de los crímenes, con una activa participación de organizaciones civiles de Derechos Humanos del país
  • Envío inmediato de invitación de la Cancillería de la República al Alto Comisionado de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas, para que forme parte de las investigaciones.
  • Separación inmediata de sus cargos de los autores/as intelectuales y materiales de las violaciones de derechos humanos, cometidas contra la juventud y la ciudadanía desde el 18 de abril de 2018 a la fecha, como son la Policía Nacional y sus fuerzas paramilitares.

 

Respaldamos una vez más a los y las dialogantes seleccionadas por la Conferencia Episcopal de Nicaragua, para representar a la sociedad civil: Azahálea Solís Román, Carlos Tunnermann, Luis Sánchez y Sandra Ramos. Además, demandamos la integración a la mesa de diálogo a representantes de movimientos sociales que siguen excluidos, y que históricamente se han movilizado exigiendo el cumplimiento de sus derechos como son el Movimiento Campesino, Movimiento contra la Minería, Ambientalistas, representantes de los pueblos de la Costa Caribe y del gremio de periodistas.

La ciudadanía exige un Diálogo público, transmitido en vivo y en directo, rechazando cualquier acuerdo a las espaldas del pueblo, por eso solicitamos a la Conferencia Episcopal de Nicaragua cumplir con transparencia su papel de Mediador y Testigo que el pueblo nicaragüense le ha confiado, esperando que informe de manera oportuna y honesta sobre los procesos relacionados a su rol, por tanto les solicitamos que comparta, a lo inmediato, con la ciudadanía:

  • Agenda definitiva del diálogo
  • Lista oficial de participantes
  • Asesores que acompañan a los Obispos en su misión

Respaldamos la demanda ciudadana de la destitución inmediata del presidente Daniel Ortega Saavedra y de la vicepresidenta Rosario Murillo por ser los responsables directos de los crímenes, los actos vandálicos, la violencia institucional y la represión contra el pueblo de Nicaragua.

Llamamos al pueblo de Nicaragua como garante del Diálogo Nacional, a que se declare en permanente fiscalización y movilización social, para garantizar que el diálogo recoja las demandas de justicia, democracia y el respeto irrestricto de los derechos humanos.

El pueblo de Nicaragua quiere la paz, pero paz con justicia, libertad y democracia por lo que reiteramos que queremos DIÁLOGO pero no cualquier diálogo ni con cualquier resultado.

Reconocemos la perseverancia con la cual el pueblo de Nicaragua ha depositado todas sus esperanzas en el Diálogo Nacional para encontrar una salida pacífica a la crisis. Entonces no será responsabilidad de la población que el diálogo fracase, será del Gobierno Ortega Murillo.

Nos mantenemos en protesta cívica en toda Nicaragua y llamamos a la movilización ciudadana permanente.

Managua, 15 de mayo de 2018.