IEEPP insta a diálogo de transición hacia la democracia

Publicado el

El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), en medio de nuestro duelo e indignación, exige al Estado de Nicaragua que ofrezca garantías reales de su voluntad política para iniciar un diálogo de transición hacia la democracia que permita una paz con justicia en Nicaragua.

Estamos ante uno de los episodios de mayores violaciones a los derechos humanos cometidos contra personas civiles en la historia de Nicaragua. A diez días de iniciarse los actos de represión violenta contra manifestantes pacíficos en todo el país, especialmente contra estudiantes universitarios, se estiman al menos 37 víctimas según información confirmada por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH). Otras organizaciones de Derechos Humanos estiman que, sumando los casos no reportados fuera de Managua, se podría llegar a la cifra de 60 personas muertas por la brutalidad de la Policía Nacional y fuerzas de choque del partido de gobierno. A la vez, el gobierno de Nicaragua continúa sin entregar o indicar la ubicación de más de 40 desaparecidos que han sido reportados por diversos organismos.

En base a lo anterior:

  • Exigimos que cese la persecución política que ha sido denunciada por personas que continúan siendo acosadas por la Policía Nacional o fuerzas de choque afines al partido de gobierno.
  • Consideramos que es urgente que la Comunidad Internacional convoque a las instancias correspondientes para analizar la situación de Derechos Humanos en Nicaragua.
  • Instamos a que se permita que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ingrese al país para llevar a cabo una investigación independiente de todos los hechos ocurridos, a fin de que posteriormente se tomen medidas de conformidad con el derecho internacional.
  • Damos nuestro voto de confianza a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua que han aceptado ser mediadores y testigos en un eventual proceso de diálogo.

Ponemos a la disposición de todos los actores sociales que participen en el diálogo, las capacidades de nuestra institución que puedan ser útiles, particularmente nuestras recomendaciones técnicas basadas en evidencia.

Finalmente, creemos que el diálogo nacional es un paso esencial pero no suficiente para la paz duradera en libertad. En ese sentido, respaldamos un diálogo que tenga como su primer y más importante objetivo, la democratización de Nicaragua. Cualquier objetivo menor que este, restaría legitimidad al proceso y deshonraría la memoria de las víctimas.

 

Managua, Nicaragua, 28 de abril del 2018.