Miembros de OSC de Bilwi reflexionan sobre masculinidad hegemónica y violencia

Publicado el

El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp) en el marco del proyecto "Promoción de una cultura de paz en la familia y la comunidad desde una masculinidad con enfoque de género en Nicaragua", organizó un espacio de reflexión con hombres y mujeres de Bilwi, municipio de Puerto Cabezas – RAACN, para debatir a partir de los hallazgos de sus estudios sobre masculinidad hegemónica y violencia contra las mujeres.

Dayra Valle, subdirectora de IEEPP, explicó que este es un espacio de reflexión que “desea poner a la orden del público información oportuna y de calidad que permita profundizar el debate sobre una epidemia global, pero sobre todo, encontrar pistas para transformar de raíz de la violencia que hace víctimas a las mujeres y convierte en prisioneros a los hombres”.

Agregó que “hemos organizado estos espacios con el objetivo de aportar a los procesos de deconstrucción de las masculinidades hegemónicas y que desde los hombres y mujeres se brinden pistas o acciones para contribuir a la prevención de la violencia en el país, en especial reconociendo las particularidades de la zona del Caribe norte”.

En el taller se cuestionaron los mitos y realidades sobre el ser hombre y ser mujer en su localidad. El proceso de reflexión dio inicio al identificar mitos posicionados en el imaginario colectivo, con la finalidad de cuestionarlos y repensar sobre los mismos.

Los mitos más mencionados fueron: todos los hombres son machistas, las mujeres solo nacen para parir, todos los hombres son mujeriegos, las mujeres son chismosas, todos los hombres están cortados con la misma tijera, entre otros.

Al reflexionar sobre la violencia contra las mujeres, destacaron que una de las principales razones que influye en la comisión de delitos relacionados con violencia es el elevado consumo de alcohol y droga entre los jóvenes.

Consideraron que para la juventud de Bilwi no hay espacios de recreación o para desarrollar actividades deportivas, que sirvan como alternativa al consumo de drogas y alcohol.

Los participantes del taller propusieron acciones a nivel individual, familiar y comunitario, a través de las cuales se pueden generar cambios. Entre ellas: el uso del diálogo como mecanismo de resolución de conflicto, la promoción de la crianza desde nuevas masculinidades y feminidades basadas en el rompimiento de las barreras sociales entre hombres y mujeres, el rechazo total a la violencia machista, el trabajo con líderes religiosos y de ancianos, entre otras.

El espacio se desarrolló con la participación de miembros de la Red de jóvenes de Bilwi, de la Asociación Movimiento por la diversidad sexual y, docentes y estudiantes de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (URACCAN).