Félix Maradiaga, director ejecutivo de IEEPP.
Félix Maradiaga, director ejecutivo de IEEPP.

“La promoción de la transparencia en la información pública: una acción ciudadana revolucionaria y transformadora”

Publicado el

Palabras de apertura de Félix Maradiaga, Director Ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP), en ocasión del “Encuentro de Observatorios de Derechos Humanos y Prevención de la Violencia 2017”

 

Managua, Hotel Europeo, Miércoles 27 de septiembre de 2017.

 

Me llena de mucha satisfacción darles la bienvenida a este “Encuentro de Observatorios de Derechos Humanos y Prevención de la Violencia.” Uno de los aspectos esenciales de la razón de ser del IEEPP ha sido la promoción de la transparencia de la información pública. Más que un centro de investigación, desde su origen IEEPP se ha definido como una organización promotora de la acción ciudadana para la construcción de una mejor sociedad, usando como sus principales herramientas, el conocimiento, los datos, y las evidencias recolectadas sobre realidades observables en los asuntos públicos, pero que por diversas razones no siempre resultan obvias para la opinión pública o para los tomadores de decisión.

Basados en ese enfoque, nuestros procesos de investigación siempre van de la mano de acciones orientadas a que los hallazgos de dichos procesos sean diseminados en formatos que hagan que la información sea accesible de la manera más amplia posible.

Bajo esa filosofía, cimentada en el convencimiento de que la democracia real sólo es posible con una ciudadanía informada, hemos desarrollado por varios años dos observatorios: el de violencias de Nicaragua que es una herramienta virtual que recolecta, clasifica, analiza y genera datos e información sobre diferentes tipos de violencia en el país y el Observatorio “Nuestro Presupuesto” que es un espacio virtual que ofrece información sobre el Presupuesto General de la República de Nicaragua. En ese observatorio, reconocido internacionalmente como uno de los mejores en el continente en lo referido a datos sobre presupuestos públicos, se encuentra información sobre: gastos, ingresos, inversiones y contrataciones públicas nacionales y municipales del año en curso y de anteriores.

En base a la experiencia del IEEPP, encontramos que el desarrollo de observatorios sobre temas estratégicos para el país, resulta ser no sólo un proceso potente de transparencia e información pública, sino también un mecanismo de gran utilidad para facilitar el trabajo de incidencia ciudadana que realizan activistas locales, o el valioso y cada vez más difícil trabajo de búsqueda de información que llevan a cabo los y las periodistas independientes, que desde el año 2007 han debido operar bajo un sistema político de control de medios de comunicación.

Fue así que en el año 2010 iniciamos un proceso de mapeo de los observatorios disponibles en el país. En esa ocasión identificamos 11 observatorios sobre Derechos Humanos, prevención de violencia y, salud sexual y reproductiva. Posteriormente nos dimos a la tarea de unir esfuerzos en algunos casos y en otros de compartir buenas prácticas sobre estas poderosas y útiles herramientas de información pública.

Luego en Noviembre de 2014, en coordinación con la BICU, facilitamos el primer encuentro de Observatorios de DDHH y de Prevención de la Violencia, con el ánimo de conocer más a fondo las experiencias y aprendizajes de esas plataformas. Pese a la existencia de distintos observatorios en varias zonas del país, nunca antes habíamos tenido la oportunidad de reunirnos para intercambiar experiencias y aprendizajes del trabajo realizamos. Ese primer encuentro sirvió como un punto de partida para encontrar puntos de articulación que nos permitieran definir una agenda de acciones conjuntas, y desde luego, la continuidad y sostenibilidad de los encuentros.

En abril de 2015, realizamos el segundo encuentro de Observatorios donde profundizamos la necesidad de mantener este espacio de articulación, frente a un entorno político que se ha caracterizado por obstaculizar cada vez el acceso a la información pública. En esa oportunidad, el debate se concentró alrededor de la necesidad de continuar mejorando las metodologías de búsqueda y colección de información, la construcción de alianzas y la implementación de nuevos formatos digitales, así como las estrategias de divulgación para poner al servicio de los diversos públicos, la información que se produce y que cada observatorio contiene.

En el 2015 IEEPP también realizó el foro “Previniendo las violencias en Nicaragua” enfocado en conocer experiencias de prevención de Femicidios, tenencia armas, violencia hacia la niñez, y derechos humanos, que fue una experiencia de arrojó abundantes aprendizajes sobre cómo mejorar la prevención de violencias, especialmente hacia grupos históricamente vulnerables como son niñez, juventud, mujeres y pueblos indígenas. En esa ocasión también se incluyó el seguimiento al trabajo de los observatorios. No obstante, el año pasado no fue posible realizar el encuentro de observatorios y eso es algo que había quedado pendiente en nuestra agenda.

En ese sentido, me place anunciar que gracias a la Cooperación Suiza en América Central, hemos logrado retomar los encuentros de Observatorios y además le daremos continuidad con un segundo encuentro en Octubre de este año. Agradecemos a COSUDE por su confianza y por su apuesta a fortalecer estos espacios, cuyo objetivo es intercambiar experiencias sobre el monitoreo de los derechos humanos, la seguridad humana y la violencia en cada uno de los observatorios que integran esta iniciativa. A la vez, nos proponemos a que estos encuentros sirvan para identificar ejes de acción conjunta entre los observatorios participantes.

El éxito, la continuidad y el fortalecimiento de estas plataformas estratégicas de información sólo es posible gracias al trabajo y dedicación incansable de cada uno de los observatorios presentes. Quiero agradecer de manera muy especial a la universidad Bluefields Indian and Caribbean University (BICU) por ser nuestro socio y aliado estratégico en este esfuerzo, prácticamente desde los inicios. La experiencia de BICU nos ha enseñado mucho. Hoy IEEPP ha logrado integrar los derechos de los pueblos indígenas y afro descendientes como uno de los ejes transversales en nuestras líneas de investigación. De la mano de BICU y de nuestros aliados en las regiones autónomas del Caribe Norte y Sur, no sólo hemos profundizado nuestro trabajo de investigación en esas zonas del país tradicionalmente ignoradas por las organizaciones del pacífico, sino que nos hemos apropiado de una sincero convencimiento de que no es posible ni éticamente aceptable que Nicaragua continúe actuado como un país de espaldas al Caribe.

A la vez, quiero agradecer a los observatorios que integran esta iniciativa de la Red Nacional de Observatorios por la dedicación y compromiso demostrado en el incansable trabajo por los derechos humanos y prevención de la violencia: Observatorio del Acoso Callejero (OCAC), Observatorio Voces de CEIMM-URACCAN, Observatorio sobre femicidios de la Red de Mujeres contra la Violencia, Observatorio de Alianzas de Centro, Observatorio de las Violencias del Grupo Venancias, Observatorio de la Autonomía Regional Multiétnica de URACCAN, Observatorio de derechos humanos y Autonómicos de la BICU, Observatorio de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia de CODENI, Observatorio de Participación Ciudadana de la Red Local, Observatorio de Católicas por el Derecho a Decidir y por supuesto a los equipos técnicos de IEEPP encargados del Observatorio de las Violencias y del Observatorio “Nuestro Presupuesto”.

En todo sistema político que restringe el acceso a la información, haciendo disponible sólo aquellos datos que le son favorables, la promoción de la transparencia resulta ser un acto ciudadano revolucionario y transformador. Es gracias al trabajo de cada hombre y mujer detrás de estos observatorios, que poco a poco podemos derribar barreras de opacidad o incluso de mitos que existen con el propósito de hacernos creer que nada está mal. Es por ello que el trabajo detrás de cada uno de estas plataformas resulta ser incómodo para muchos centros de poder, que ven desmentidas sus narrativas que quieren minimizar los enormes problemas que nos indignan y sobre los cuales queremos ejercer nuestra creatividad y nuestra ciudadanía para lograr cambiar.

No se trata pues de una intención de señalar sólo lo malo o de navegar con las banderas de la protesta o del pesimismo, como algunos nos han querido señalar. Nada más falso que eso. En el caso de IEEPP—que estoy seguro también comparten las organizaciones presentes—quisiéramos tener cada vez más buenas noticias para compartir y sumarnos con sinceridad a la celebración de legítimos logros del país y de la sociedad. Pero no es cierto que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad. No nos podemos sumar al coro de entidades aduladoras que insisten en proyectar una realidad manipulada donde el femicidio no es mayor problema, donde el abuso sexual sigue escondido bajo las sombras de silencio, donde las violaciones a los derechos humanos son escasas, y donde no existe corrupción en el uso de los recursos públicos. Los datos nos dicen otra cosa y como podremos ver durante el resto del día existen una serie de patologías sociales que urgen ser entendidas para ser erradicadas. La información es poder, y sólo entiendo con rigurosidad y objetividad esos graves problemas sociales tendremos la fuerza individual y colectiva para darles a las actuales y futuras generaciones un país mejor.

Así que si existe incomodidad por los datos crudos que desnudamos, es porque estamos haciendo las cosas bien. Cada observatorio existe con el propósito de cuestionar los déficits de derechos, de seguridad y de libertad. Los observatorio no son para complacer al establishment. Su razón de ser es darnos la información para ejercer la incidencia ciudadana informada, que nos empuje hacia el cambio social, a limitar los abusos de poder y construir sociedades más justas, seguras y libres.

Gracias nuevamente a cada una de ustedes por esa labor de incansable compromiso con la verdad, con la libertad y con los derechos humanos.