Participantes del microforo "Género y violencia" escuchan atentamente las experiencias compartidas por miembros del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (ConSoCs).
Participantes del microforo "Género y violencia" escuchan atentamente las experiencias compartidas por miembros del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (ConSoCs).

Ieepp participa en microforo sobre género y violencia

Publicado el

En el marco del trabajo colaborativo entre las organizaciones que integran el Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (ConSoCs) se desarrolló el microforo “Género y Violencia” en el cual el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp) dio a conocer los resultados del estudio “Violencia contra las mujeres: realidades, desafíos y pistas para el cambio”.

El objetivo del microforo fue generar un diálogo sobre este tipo de violencia y sus efectos en Nicaragua y Latinoamérica. Así mismo, se presentaron experiencias de trabajo para erradicar la violencia de género.

Clara Alemann, especialista en temas de género y violencia, inició el microforo detallando factores de riesgos asociados al fenómeno de la violencia contra las mujeres, entre los que mencionó: “mujeres divorciadas, mujeres que han sido testigos de violencia y uniones de pareja antes de los 20 años”. Agregó que “una mujer que sufrió violencia en la infancia tiene la mitad de probabilidades de ser víctima de violencia en edad adulta”.

“El maltrato infantil y la violencia de pareja coexisten en el mismo hogar” en la región y que en Nicaragua “la disciplina violenta es sufrida por el 34% de los niños y niñas”, dijo.

En su ponencia Clara destacó características de los países que presentan mayores índices de violencia contra mujeres y niñez, estás son: “aquéllos donde no se aplican las leyes existentes; donde existen altos niveles de desigualdad; y, donde existe pobreza y falta de servicios de prevención de la violencia”.

 

¿Cómo está la situación de violencia contra las mujeres en Nicaragua?

Dayra Valle, subdirectora de Ieepp, dio a conocer que ‘’estos comportamientos de masculinidad hegemónica, de machismo, comienzan en los hogares nicaragüenses como primer núcleo de socialización de los individuos y se reproducen en las diferentes esferas sociales’’.

Expresó que de acuerdo a los resultados del estudio “Violencia contra las mujeres”, el 86 por ciento de las personas encuestadas afirmaron que la violencia hacia las mujeres “ha aumentado en sus diversas expresiones como la violencia física, psicológica y sexual” y añadió que los femicidios reportados por las organizaciones de mujeres van en aumento, “así como los niveles de odio y saña presentes en estos delitos”.

Otro de los elementos que indagó el estudio fue sobre cómo opera el sistema de justicia frente a las víctimas de violencia de género ante lo cual los entrevistados respondieron que “hay una situación de desamparo que se hace sentir de diferentes maneras, entre ellas, el sentimiento de que la respuesta institucional no es la adecuada, en algunos casos se cae en malos tratos de parte de los servidores públicos y esto desincentiva a que las mujeres continúen con los trámites judiciales”, dijo Valle.

Según el estudio las y los entrevistados consideraron que antes de la reforma a la Ley 779 existían medidas de protección que eran otorgadas por las Comisarías de la Mujer pero, según la investigadora, “ahora no se tienen orientaciones de cómo tratar estos casos y no hay una atención especializada”.

En el microforo también se presentaron las experiencia de trabajo de Lutheran World Relief sobre “Herramientas para promover e integrar la equidad de género y prevención de violencia en el sector productivo” y la de Word Visión relacionada con “Perspectivas de la niñez, adolescencia y familia acerca de la violencia y abordajes para la prevención”. Además se presentó uno de los audiovisuales producidos en el marco de la campaña “Transformando nuestra masculinidad, promovemos relaciones justas” impulsada por el Consorcio Masculinidad.

 

Recomendaciones

En el marco del diálogo generado se dieron a conocer ciertas recomendaciones para erradicar este tipo de violencia, entre las que destacaron:

  • Fortalecimiento de normas que favorezcan valores, corresponsabilidad de las familias, entre otras.
  • A nivel de las familias, se debe trabajar con el cambio de normas sociales que promueven la violencia.
  • Una de las áreas transversales es generar datos y dar seguimiento a las estrategias para prevenir la violencia contra las mujeres.

“Todos los aspectos de la violencia simbólica deben desterrarse”, concluyó en general el plenario del microforo.

El Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (ConSoCs) está integrado por Ieepp, Funides, Casa Pellas, Nicasalud, Save the Children, Universidad Tecnológica La Salle, Word Vision y Lutheran World Relief.